martes, 27 de enero de 2009

Clásicos Básicos: Nunca llenaron un estadio

NRBQ. At the yankee stadium. 1978 Mercury
Demasiado poco conocidos pese a su calidad, NRBQ (siglas de New Rhythm&Blues Quartet) son una de las mejores bandas de rock de la historia. Y no estamos exagerando un ápice ni pecando de falta de objetividad. Es así, duela a quien le duela. Este grupo lleva desde finales de los años 60 hasta, incluso, la actualidad, demostrando, disco tras disco, versatilidad y buen hacer a raudales.

Formado en 1969 como quinteto (de hecho, la Q, al principio significaba Quintet), nacieron para hacer todo aquello que les gustara. Y vaya si lo consiguieron. Desde Rockabilly hasta Jazz, pasando por Pop, Soul, Country y los experimentos sonoros más extraños. En At the yankee stadium se encuentra todo ello y en alta calidad.


Lejos de ser un disco en directo, NRBQ se cachondean de la tendencia a llenar estadios de los grandes grupos de rock (que había empezado con el famoso concierto en el Shea Stadium que hicieron los Beatles) y que en 1978, año del que data este álbum, estaba ya muy en boga. La portada ya demuestra el peculiar sentido del humor de la banda con la imagen de la cancha del equipo de béisbol de los Yankees de New York prácticamente vacía con los cuatro componentes sentados, a lo lejos, en la grada.

Para entonces, el grupo estaba formado por el pianista Terry Adams, el bajista Joey Spampinato, el guitarrista Al Anderson y el batería Tom Ardolino. Estos cuatro miembros conforman la formación más clásica del grupo que duró, sin variaciones, cerca de 20 años. Adams y Spampinato se reparten en este trabajo (y en el conjunto de la obra del grupo) la mayoría de las composiciones. Este segundo es el autor de algunos temas brillantísimos, además de un músico excepcional que no sólo ha tocado con grandes leyendas como Chuck Berry o Carl Perkins, sino que se permitió el lujo de rehusar formar parte de los Rolling Stones tras el abandono de Bill Wyman.

Una canción a medias entre ambos, Green Lights, abre el disco dejando claro que los parámetros van por eso que se conoce como Rock’n’Roll. Tras ella, el segundo y tercer corte son dos de esas maravillas made in Spampinato (poseedor, cabe destacarlo, de una de las voces más dulces del pop). Just ain’t fair es merecedora de ser catalogada como obra maestra, sin discusión posible, y I love her, she loves me es una balada de las que ya no se hacen: bonita y tierna, pero sin caer en la ñoñería.

Después, Adams coge la batuta, dejando temas como That’s neat, that’s nice o el mega éxito del disco y del grupo, I want you bad. La canción, un clásico potente y pegadizo, ha conocido versiones de artistas de la talla de Dave Edmunds o the Long Ryders y es de esas melodías que le recuerdan a uno porque le gusta el Rock’n’Roll. Ideal para corear eufórico con el puño en alto o con una guitarra de aire entre las manos. Imposible escucharla sin menearse, I want you bad demuestra que la diversión tiene más sentido que la pretensión cuando se toca una guitarra eléctrica. Vamos, que justificaría por si misma el disco si fuera la única canción buena, que no lo es, por supuesto.


Completando el disco, tanto Adams como Spampinato no dejan lugar a la duda como grandes compositores. Junto a ellos, Al Anderson, el enorme (por físico y por técnica) guitarrista, deja su sello con una It comes to me naturally, un tema que recuerda a Ridin’ in my car, canción incluida en el anterior (y también imprescindible) disco del grupo, All hooped up. Redondean la obra versiones de clásicos como Get Rhythm (Johnny Cash) o Shake, Rattle and Roll (Big Joe Turner), para poner la guinda a un álbum que desprende buen gusto por los cuatro costados. Un pedazo de grupo y un pedazo de disco.

Para escuchar I want you bad, solo hay que hacer click el siguiente enlace:
http://www.imeem.com/umyah/music/YFWNM1I1/nrbq_i_want_you_bad/

1 comentarios:

homerico dijo...

Yep, se me habia pasado este artículo ¡¡¡NRBQ son lo más grande que se ha parido por lo menos en los últimos 40 años Guns diga Vd. que si!!! !Grupo total donde los haya! (en el sentido de ser capaz de ejecutar cualquier estilo con un dominio y buen gusto muy por encima de la media) ¡Que músicos! ¡Y que pedazo de canciones tan tremebundas! Y ese peinado de Spampinato---(solo comparable al de Bill Wyman, al que se dice declino sustituir en los Stones cuando se fue del grupo).

Enhorabuena por el articulo y saludos.