miércoles, 31 de diciembre de 2008

Los mejores discos internacionales del 2008...

A falta de escasos días de cerrar el año 2008, que mejor que ponernos a rememorar lo que en la redacción de Un planeta gris ha ido sonando a lo largo de los 365 días y elegir, de esta manera, lo que para un servidor han sido los mejores discos tanto a nivel nacional como internacional. Comencemos, en este post, resaltando lo que han sido los mejores discos internacionales.

1. Damien Jurado – Caught in the trees (Houston Party)

Hablar de Damien Jurado es hacer referencia a uno de los compositores más significativos del panorama actual. Pero si hasta el momento, Damien nos había maravillado con su amplía discografía repleta de delicadas e intimistas canciones (sólo hace falta ponerse a escuchar su anterior disco “And now that I’m in your shadow” para comprobar de lo que estamos hablando), en este álbum viene a demostrarnos que su talento no sólo vive de temas lentos. En Caught in the Trees encontramos igualmente a un Damien íntimista y sincero, pero su sonido y letras adquieren una intensidad mayor y es que, por primera vez, sus canciones nos hablan en primera persona, reflejando la crisis existencial que el cantautor sufrió al divorciarse de la mujer con la que había pasado sus últimos trece años. Hecho que provoca que el disco sea un cúmulo de contrastes, pues sí las letras son las más personales y descorazonadas que Damien ha escrito hasta ahora, su música suena, por el contrario, vitalista y vibrante. El resultado es un disco totalmente compacto donde se nos hace difícil destacar alguna canción sobre otra, pero que de hacerlo nos quedaríamos con Everything trying, canción con la que fácilmente se nos encogerá el corazón.







2. Sigur Ros - Með suð í eyrum við spilum endalaust


Uno de los regresos más esperados de este año llegó con la edición de este disco, el cual tuvimos el placer de escuchar en directo en la pasada edición del FIB, convirtiéndose en uno de los mejores conciertos del evento. Con Með suð í eyrum við spilum endalaust el grupo islandés nos sorprendió gratamente y es que escuchar los primeros temas de este disco es encontrarnos con unos Sigur Ros renovados y mucho más animados. Temas como el introductorio Gobbledigook (cuyo ritmo frenético nos puede llegar a recordar a los mejores Animal Collective) o Inní mér syngur vitleysingur nos hacían preguntarnos si estábamos realmente escuchando a la banda islandesa. La fuerza y alegría de estos temas, con claros tintes de pop, contrasta posteriormente con la segunda mitad del disco, en el que ya podemos encontrar a unos Sigur Ros más en su línea con canciones como Festival o Ára bátur, cuyo sonido balsámico las erigen en auténticos temas épicos, con una gran carga emotiva que va in crescendo con el paso de las notas. Uno de los mejores trabajos de esta magnífica y a la vez enigmática banda.







3. Mount Eerie – Lost Wisdom



En la pasada edición del Tanned Tin tuve el placer de hacerme con una copia en vinilo de esta auténtica joya musical y es que personalmente es uno de los mejores descubrimientos musicales que he podido hacer este año (más vale tarde que nunca, como dice el refrán). Ponerse a escuchar Lost Wisdom implica rendirse inevitablemente a los pies de Phil Elverum quien para esta ocasión se encuentra acompañado por Julie Dorion (quien ha visitado varias veces nuestra ciudad para deleitarnos con sus cualidades musicales) y Fred Squire. Se trata, básicamente, de un ejercicio de acercamiento a los sentimientos más primarios del ser humano: nacer, vivir, amar, tener miedo, desaparecer… sentimientos que no dejan de aflorar a lo largo de los escasos 30 minutos que duran las diez composiciones que conforman este disco. Letras como la del tema inicial nos sirven de claro ejemplo para comprobar la carga emotiva en la que nos sumerge el sonido rústico de Lost Winsdom “I saw your picture out of nowhere and forgot what I was doing / Everything vanished in your eclipse / A constellation of moments comes to life in the void / Lost wisdom faced down under the moss.” (Ví tu foto en mitad de la nada y me olvidé de lo que estaba haciendo / Todo desapareció en tu eclipse / Una constelación de momentos que cobran vida en el extenso vacío / La sabiduría perdida enterrada en el musgo). Simplemente, Elverum y Dorion conforman un dueto de ensueño.






4. The Strugglers – The Latest Rights


The Latest Rights es sin duda uno de los discos que se ha convertido en mi banda sonora personal de este año, pues nos encontramos ante una colección de temas que exploran la belleza y la nostalgia con claros tintes melancólicos. Melancolía que se ve acentuada por la voz de Randy Bickford, líder de la banda de North Carolina, y que se erige en un claro sello significativo de The Strugglers (en algunos pasajes la voz de Randy nos puede remitir fácilmente al mejor Eddy Veder). El disco se abre con la magistral Morningside heights, un claro referente del sonido pop-folk que la banda nos presenta a lo largo del disco compuesto por canciones bien arregladas en el que el country y el folk van cogidos de la mano. Otros temas que no deberíamos dejar de escapar son Redeployment o la bellísima Out on the main drag.





5. Death Cab For Cutie – Narrow Stairs


Presentar como primer single un tema como I will posses your heart (con sus más de cuatro minutos de introducción instrumental) puede ser para muchos grupos un suicidio comercial. Pero éste no es el caso de la banda Washington Death Cab For Cutie, cuyo curriculum está repleto de éxitos comerciales y en el que se incluye, para mi modesta opinión, uno de los mejores discos de la historia: su grandioso Transatlanticism (Barsuk Records, 2003). Con este disco, DCFC han intentando dar un paso más adelante en su carrera musical y no asentarse simplemente en su éxito anterior, y hay que decirlo que lo logra más que dignamente, aunque cabe señalar también que el presente Narrow Stairs tampoco es el mejor trabajo de la banda. No obstante canciones como Long Division, Cath, Grapevine Fires demuestran que el nivel compositivo de la banda sigue intacto y convierten a Narrow Stairs en uno de los mejores discos del año. Lo admito soy un acérrimo fan de la banda de Ben Gibbard.






martes, 30 de diciembre de 2008

Clásicos Básicos: Los grandes reservas de 2008

Por Gunspector,


El año que acaba ha dejado unos cuantos discos editados que se convertirán en Clásicos Básicos del futuro. Para quien esto escribe, los cuatro que se citan en este artículo son los más destacados. Esta sección ya tiene, de por sí, un tono nostálgico, así que no es de extrañar que los cuatro tengan referencias a música grabada hace 30, 40 o 50 años. Pop, Soul, Rock’n’Roll, Beat, New Wave son los estilos que se relatarán en las siguientes líneas. Puede parecer que no hay nada nuevo bajo el sol con estos álbumes, pero es lo de menos. Son discazos como la copa de un pino, se miren como se miren. Aunque no innoven, tienen la calidad y la personalidad suficiente para merecer estar en una discografía junto a sus modelos de antaño sin que parezcan menores. Cuatro obras que, dentro de unos años, habrán envejecido bien y en barrica de roble. Como un buen gran reserva.

El primero es el último trabajo de James Hunter, The Hard Way. Hunter es el gran olvidado por los grandes medios en estos tiempos de recuperación del Soul más clásico. Mientras Amy Winehouse y Duffy compiten por heredar el espíritu de Carla Thomas, Martha Reeves y otras divas de la música negra de los años 60, y Eli Paperboy Reed recibe críticas estratosféricas (y merecidas) por su gran trabajo, también de este año, y la reciente gira realizada por España, a Hunter se le sigue ninguneando injustamente. Y eso que uno de sus padrinos es Van Morrison, quien colaboró en su segundo disco en solitario (y recomendabilísimo también), Believe what I say.

Con The Hard Way, Hunter vuelve a ofrecer una selección de temas de Soul suave, con una voz que recuerda al gran Sam Cooke y una producción sencilla, pero efectiva. Hunter, además, es un excelente guitarrista, aunque no alardea de ello más de lo justo. Los arreglos de viento, añadidos sutilmente a la base de guitarra, bajo y batería, confieren al álbum un aire de club selecto. Escuchar a Hunter se convierte, entonces, en una experiencia similar a saborear un brandy añejo. De hecho, es recomendable practicar ambas experiencia simultáneamente. Dos lujazos compatibles, sin duda.

Del Soul pasamos al pedazo de homenaje a la Nueva Ola que ha entregado Gentleman Jesse. Este miembro del grupo The Carbonas, de nombre Jesse Smith, ha decidido rendir tributo en sus discos en solitario a los héroes del pop británico de finales de los 70. Los primeros acordes del disco ya recuerdan al Jesus of Cool de Nick Lowe. Pero en los surcos se pueden escuchar referencias a otros grandes coetáneos como Graham Parker, Joe Jackson, Dave Edmunds o Elvis Costello (la portada del disco es un calco del segundo disco de este último, This year model).
El caballero Jesse ofrece trece temazos de pop guitarrero y enérgico que podrían haber salido en 1978 y competido con sus referencias en clase y estilo. Atención especial al tercer corte de la cara A, All I need tonight (is you), que es perfecta para ser pinchada locales de nocturno no afectados por la modernidad reinante. Buenísima y directa. Un LP para escuchar con una buena cerveza de doble malta en la mano.

Hay que hacer una mención a la cosecha en España con un disco que no ha transcendido a las grandes emisoras. Ángel Kaplan es un asturiano con largos años en esto del Pop, sobre todo al frente de su grupo Bubblegum (quienes, por cierto, también han editado disco este año). Aunque su banda es su actividad musical principal y sigue con ella dando muestras de buen hacer en esto del Power Pop, con su primer disco en solitario, Transparent Dayze, nos muestra un cambio de registro que ha sorprendido agradablemente a propios y extraños.

Se trata de un mini LP, editado sólo en vinilo, con seis temas que demuestran que no sólo de Punk y Power Pop vive este hombre. Desde los primeros compases, se nota la influencia de bandas tan excelsas como los Byrds. Es más, las seis canciones del disco podrían pasar, perfectamente, como descartes del Younger than yesterday. De esos que se recuperan años más tarde en ediciones de coleccionista y suponen un maravilloso hallazgo. Kaplan se revela aquí como un artista de alta sensibilidad. La bebida adecuada, en este caso, es un buen gin tonic de pepino.

Y para acabar, el que consideramos, de largo, mejor disco del año. Once we get started de los Hi-Risers es una colección de canciones de Rock’n’Roll en todas las vertientes que ello implica. Desde el primer tema, que da título al disco, hasta el último, el trío de New York da una serie de lecciones sobre cómo interpretar Twist, Rockabilly o Beat. Todo juntito en un mismo disco y sin que suene extraño o excesivamente heterogéneo. Además, es una banda apabullante en directo y en la provincia de Castellón se ha podido comprobar dos veces en los dos últimos años. A ver si hay suerte y vuelven en 2009, por cierto.

Las canciones, todas originales, y casi por completo obra del guitarrista, Greg Townson son, en ocasiones pildorazos de Rock’n’Roll de muchos kilates. A veces, sin embargo demuestran una exquisitez y sensibilidad fuera de lo común. A una pieza frenética como With the one I love, le sigue una joyita digna de los Hollies de los primeros años como Here with you. Y no faltan los guiños a algunos de sus ídolos (que deberían serlo de todos) como los Kinks (ATM Inside), o ese homenaje en toda regla a NRBQ (grupo que saldrá en breve en esta sección) llamado I’ll wait for you. Vamos, que este álbum se puede degustar con brandy, con gin tonic o con cerveza. O con agua del grifo, incluso. Simplemente, es imposible no disfrutarlo.

lunes, 29 de diciembre de 2008

Diccionario gris: Amores que matan


En una ocasión tuve que hacer de intérprete entre la Policía y una pareja inglesa de motoristas cincuentones que habían venido a la concentración de Harley Davidson en Benicàssim.
Al parecer, el 'señor' motorista había agarrado violentamente del cuello a su mujer durante una cena en un bar, y un grupo de jóvenes que lo habían presenciado llamaron a la Policía Municipal que se presentó de inmediato e interrogaron por separado tanto a la mujer como al hombre de una manera muy exhaustiva y muy profesional.
La mujer Policía trataba de sacarle la verdad a la señora, que entre sollozos no dejaba de disculpar al marido. Después de un buen rato, y asegurándose de que la mujer estaba acompañada de amigos, pasaron a interrogar al marido el cual seguía pensando que no había hecho nada malo.
“Ha tenido mucha suerte”-le dijo la mujer Policía-“aquí nos tomamos estas cosas muy en serio. Si alguien nos llama esta noche informando sobre una actitud similar, usted pierde su avión de vuelta a Inglaterra”.

“Nos tomamos estas cosas muy en serio”- la mujer Policía se refería evidentemente a la Violencia de Género.

Violencia de Género: Es todo acto de violencia fundamentado en el sexo que da o puede dar como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como en el vida privada. (Resolución 48/104 de la Asamblea General de la ONU, Declaración para la eliminación de la violencia contra la mujer, 20 de diciembre de 1993).

Y es cierto que nos lo tomamos en serio. De ahí que el grupo de adolescentes llamara a la Policía y que la Policía reaccionara tan rápido.
Las instituciones públicas trabajan duro para conseguir concienciar a la sociedad sobre la igualdad entre hombres y mujeres y la eliminación de la violencia de género.
Más de mil jóvenes entre 14 y 16 años asistieron a los talleres organizados por el Ayuntamiento a lo largo de todo el año en los que se trataba de educar a las generaciones futuras para evitar el comportamiento machista que ha estado arrastrando nuestra sociedad durante muchos años. Y es que la clave está en la educación, y en liberar a los jóvenes de esos estereotipos sexistas que se han transmitido de padres a hijos y que pueden acabar en violencia.

Las cifras son apabullantes. En nuestro querido y pacífico Castellón tenemos a 11 mujeres en situación de riesgo alto (según los últimos datos facilitados por la Subdelegación del Gobierno de la capital de La Plana), lo que significa que tienen que ser escoltadas en su trabajo y en la escuela de sus hijos por miedo a ser asesinadas. Y tenemos alrededor de 650 en estado de riesgo medio-bajo. ¿Cómo es posible?

La prisión de Castellón tiene a más de cien hombres (15% de la sociedad reclusa)
encarcelados por causas de Violencia de Genero, siendo la segunda causa de ingreso en prisión.
La sociedad española es consciente de esta barbarie que estamos sufriendo y ha tratado de darle una solución jurídica: lo que antes eran faltas, ahora son delitos, y al maltratador se le trata como lo que es: un delincuente que debe ir a la cárcel.
Pero aun no se ha conseguido llegar a una solución social que pueda vencer la locura de estos enfermos que matan a su pareja y después atentan contra su propia vida. ¿Cómo amenazar con privar de libertad a alguien que está dispuesto a quitarse la vida? ¿Cómo ha podido llegar la sociedad a esto?

Un polaco recién llegado a España se quedó atónito escuchando el telediario: “¿pero vosotros matáis a vuestras mujeres?”
Aparentemente la violencia de género se ha convertido en una lacra exclusivamente española, pero en la realidad se trata de una falta de información. Muchos países aun no se atreven a llamar por su nombre a la violencia de género, ni se han preocupado en investigar ni hacer estadísticas. Reconocer un problema es el primer paso, y creo que España empieza a concienciarse. Esperemos que el 2009 sea el año con menos casos de muerte, menos mujeres maltratadas, y si las hay, que haya entonces mas denuncias.
Y para Reyes: un tambor, por si a alguien le apetece golpear.

sábado, 27 de diciembre de 2008

Escapadas cercanas. Sueras

La escapada de hoy nos llevará por caminos y sendas del Parque Natural de la Serrà del Espada, por los términos municipales de Sueras, Alcudia de Veo y Tales.

La sierra, situada al sur de la provincia de Castellón, conforma los últimos baluartes del Sistema Ibérico hacia el este, separando las cuencas de los ríos Mijares y Palancia.

La ruta, circular (como es deseable en la mayoría de los casos), toma como punto de partida y de llegada el pintoresco pueblo de Sueras. El recorrido será de unos 20 kilometros y el tiempo aproximado, yendo tranquilamente y parando un par de veces a descansar y comer, de unas 5 horas.

Tras dejar el coche en la parte alta del pueblo tomaremos el Camí Vell que se interna en el Barranco de Castro, avanzando a la sombra de olivos y algarrobos. Poco a poco, y debido a la humedad de la zona, la vegetación irá variando, hasta adentrarnos en un típico bosque de ribera.

Un poco más adelante, una señalización nos indica un sendero a la derecha que nos lleva al castillo de Mauz. Vale la pena desviarse un poco de la ruta e intentar alcanzar la estratégica ubicación de este castillo de origen árabe. La senda, en constante subida entre pinos, pronto nos muestra la roca sobre la que está emplazado el castillo. Debido al precario estado de conservación no es recomendable intentar subir a sus muros y nos contentaremos con apreciar su estructura y emplazamiento.

De vuelta al Barranco de Castro pronto llegaremos a la Font del mismo nombre. 16 caños nos dan la bienvenida con sus aguas cristalinas, un buen lugar para tomarnos el almuerzo. El paraje está preparado para comidas campestres con su zona de merenderos y barbacoas.

Siguiendo la pista hacia arriba llegaremos a un nuevo cruce de caminos, donde cogeremos el desvío de la izquierda, la GR-36 con dirección Este. Recorrido un par de kilómetros aparece la pequeña Font de la Teula y un poco más allá el Mas de la Campana; donde es difícil no caer en la tentación de tocar la campana de su fachada, hecha según dicen con la punta de una bomba de la guerra civil.

A partir de aquí la pista dejará para paso a una estrecha senda mientras nos vamos internando en el corazón de la Serrà del Espada. Los bosques se van haciendo más frondosos y los pinos comienzan a intercalarse con los alcornoques que dan fama a la Serrà (¿cuántas botellas de buen vino habremos descorchado con corcho proveniente de estos lugares?). Algún castaño, con sus hojas amarillas en esta época del año dan el toque colorista al paisaje.

Tras crestear durante unos cuantos kilómetros entre continuas lomas, llegamos a los Órganos de Benitandús. Situados en las paredes del lado Norte del valle del río Veo, son unas formaciones rocosas de color anaranjado que recuerdan los tubos de los órganos en las iglesias. Desde estas alturas la panorámica es espectacular: desde el mar y la Plana al Este hasta el pico de Penyagolosa al Oeste, desde el Desert de les Palmes al Norte al pico Espadà al Sur.

Justo en este punto una pedregosa y empinada bajada nos llevará junto a un idílico y coqueto pantano, y siguiendo la ribera del río a la pequeña población de Benitandús, bajo la protección de los Órganos.

Para comenzar el retorno, se tomará una senda hacia Tales perfectamente señalizada. Al principio, toma una dirección algo dudosa pero luego, atravesando profundos pinares y siguiendo algunos caminos empedrados antiguamente para caballerizas, llega felizmente a Tales.

Para completar la ruta, y a falta de un camino rural que nos lleve a Sueras, podemos salvar la distancia de 2 kilometros que separa estas localidades por el estrecho arcén de la carretera que las une. El espectáculo de las cunetas es lamentable. Son simple y llanamente vertederos donde puedes encontrar los más inverosímiles objetos e inmundicias. Una pena y una mancha negra para este Parque Natural.

En la misma Sueras se puede comer y alojarse en el Hotel Rural Verdia, emplazado en un viejo molino completamente rehabilitado. Piedras con pasado y comida casera. Una buena elección.

Por último y como curiosidad, destacar que en este pueblo aún se mantiene una pequeña fábrica de gaseosa artesana que se puede visitar.

viernes, 26 de diciembre de 2008

mi carta a los Reyes...

Pasamos todo el año deseando que lleguen los Reyes Magos y luego, a la hora de la verdad, cuando nos ponemos a escribir la carta, no acabamos de tener claro qué pedir…

Mira que ahora las nuevas tecnologías nos lo ponen fácil. Podemos hasta hacer una lista de deseos a través del Twitter. Pero nada, ni aún así hay manera de decidir qué queremos para tan señalada ocasión. Que si un patito de goma, que si una camiseta, que si un deseo verdaderamente mágico

Es por eso que Un Planeta Gris, siempre sensible a los problemas de que adolece nuestra sociedad, plantea aquí una pequeña lista de deseos en forma de tebeo para niños de todas las edades…


Shazam! La monstruosa sociedad del mal de Jeff Smith

El Capitán Marvel es un superhéroes clásico de los que sobrevivieron a la agresiva censura en los tebeos estadounidenses durante los años 50. Muchas series de aventureras disfrazadas tuvieron que cerrar, acusadas de pervertir las mentes de la juventud, pero el Capitán Marvel pudo continuar a cambio de enfrentarse, sin sangre ni carne, a monstruos de colores o cocodrilos con gabardina. Aunque en Estados Unidos se trata de uno de los grandes clásicos, comparable a Batman o Supermán, lo cierto que en Europa sigue siendo un gran olvidado. Además, quizás por esta aura infantil que acabó rodeándole por imposición editorial, durante las últimas décadas ha sido relegado a un segundo plano en el mundo superheroico.

Ahora llega Jeff Smith, exitoso autor de la aventura fantástica Bone, para darnos una versión remozada y colorida del Capitán Marvel. Mantiene todo el universo clásico del personaje, con sus protagonistas, sus malvados y sus secundarios, a la vez que sabe llevarlo a un terreno completamente contemporáneo.

El tomo hará las delicias tanto de los chavales, que vibrarán con la aventura de niños como ellos que se convierten en superhéroes, como de los más mayores, que sabrán apreciar la elegancia de Jeff Smith, los continuos guiños y referencias a la obra original y la emoción impertérrita de la aventura más clásica.


Biblioteca Carl Barks

Durante los 80, los tebeos de Disney llenaban los kioskos de España y eran, irremediablemente, la lectura que devorábamos los chavales de entonces. Sin embargo, acabaron desapareciendo de las estanterías, dejando un importante vacío: ya no había tebeos para niños. Por extraño que pueda ahora parecer, la reivindicación de la historieta como lenguaje adulto vacío el sector infantil, dejando en España una generación que no creció leyendo tebeos y que los ha retomado sólo años después y no sin dificultad.

Los tebeos de Disney, sin embargo, se han seguido editando y vendiendo con éxito en otros muchos países durante todo este tiempo. Hace un par de años que Planeta se atrevió a retomar la edición de Disney en el mercado español, realizando una maniobra con dos vertientes: por un lado, edita material contemporáneo de probada comercialidad, dirigido al amplio público infantil y juvenil; por otro, se preocupa de recuperar el vasto fondo clásico en torno a todos estos personajes. Este año se ha atrevido a comenzar la edición en lujosos tomos de la obra de Carl Barks, historietista que dedicó su carrera íntegramente al Pato Donald y su mundo. Lo cierto es que este primer tomo recoge los trabajos primerizos de Barks, las primeras páginas que dibujó para la Disney en 1942 y 1943, que tienen sin duda valor para el coleccionista, pero que no hacen sino anunciar las trepidantes aventuras de los años siguientes, todo el despliegue de color y fantasía con el Pato Donald y su familia en busca de tesoros y misterios remotos.

Carl Barks fue uno de los pocos historietistas que consiguió escapar al férreo anonimato impuesto por la factoría Disney, gracias a la calidad de su trabajo, que hizo que los lectores lo reconocieran incluso antes de saber su nombre. Fue también uno de los autores que más aportó al universo del Pato Donald, creando personajes tan populares como Tío Gilito o los Golfos Apandadores. Así, el valor histórico se suma a la vivacidad y fantasía de una obra que ha sabido mantener su valía y el interés del público durante más de 50 años.


Mot de Nacho Moreno y Alfonso Azpiri

Todo el mundo sabe que dentro del armario se esconden monstruos. Monstruos grandes y terribles, con cuernos y larga cola, capaces de comerse la nevera de un bocado y destrozar una casa en segundos. Así es Mot. Un monstruo entrometido y entrañable. Un día conoce a Leo, un adolescente más bien anodino, camino de convertirse en un adulto de los de hipoteca en astillero, y acaba liándole, como la proverbial caña, en todo tipo de aventuras galácticas e interdimensionales.

Mot es uno de esos títulos que lleva el paso del tiempo con ligereza y buen humor. Nació hace décadas en las páginas de El Pequeño País, el suplemento infantil del periódico El País, y a partir de ahí se recopiló en tomos que han tenido varias reediciones, la última muy reciente a manos de Planeta. Con el paso de los años, sus aventuras por diversos mundos de fantasía y ciencia-ficción son cada vez más divertidas.

miércoles, 24 de diciembre de 2008

El 'Gordo'no aterriza en Castellón

Aún queda la esperanza de repetir con 'El Niño'

Día de resaca después de las celebraciones por el Sorteo de Lotería de Navidad. Los agraciados no habrán podido dormir pensando en todo lo que harán con los millones que les han caído del cielo en tiempo de vacas flacas, y el resto seguirán haciendo números para llegar a fin de mes conservando la esperanza de que el día 6 de Enero el Sortero del Niño les cambie la vida. Ayer nos todos levantamos con la esperanza de llevarnos el ‘Gordo’ a casa, hoy quien más y quien menos se pasará la mañana comprobando en los periódicos y en internet si alguno de los Imagen publicada por Europapress

décimos o de las participaciones que acumulan desde hace meses han sido al menos agraciados por la pedrea. Y es que según un informe presentado por la Unión de Consumidores y Usuarios después de realizar una encuesta a 1000 consumidores, los castellonenses este año han gastado una media de 99 euros en lotería; invirtiendo 74 euros en el Gordo de Navidad y reservando 25 euros para el sorteo del Niño que el año pasado dejó con buen sabor de boca a muchos ciudadanos después de ganar el Tercer Premio. Pese a que las cifras de compra de lotería siguen siendo elevadas, el promedio de gasto en participaciones es menor que en 2007.
Ayer la ilusión de convertirse en millonario invadía cada hogar, como cada 22 de diciembre a partir de las nueve de la mañana 36 alumnos del Colegio San Idelfonso de Madrid empezaron a cantar los números de la suerte agraciados por el Sorteo Extraordinario de Navidad.
Fueron 216 minutos de nervios y emoción en los que se repartieron un total de 2.320, 5 millones de euros. Los encargados de dar la buena nueva fueron Vanesa Tapia y Brandon Galera, ambos aguantaron los nervios y cantaron sin un tropiezo el premio Gordo de la Lotería que quedó repartido entre ocho provincias (y nueve administraciones): Alicante, Barcelona, Soria, Zaragoza, Madrid, Guipúzcoa, Orense y Jaén. A las 11.59 llegaba el gran momento, el número 32.365 caía del bombo a la vez que lo hacía la bola de los 3 millones de euros, un año más la terminación en 5 ha sido la portadora del boleto más preciado.
La suerte del Gordo de Navidad ha rozado la provincia de Castellón y ha dejado un pellizquito en el municipio de Altura en la comarca de L’Alt Palància, con uno de los quintos premios, el 81.792.

El tercero, el primero
El primero de los premios encargado de descorchar las primeras botellas de champagne fue el Tercer Premio con el número el 80.076, dotado con 500.000 euros a la serie, y vendido íntegramente en Soria. El Segundo Premio fue correspondido con el número 78.400 que cayó íntegramente en Madrid.
Este es el último año en el que el Sorteo de la Lotería de Navidad se celebrará en el salón de sorteos del Organismo Nacional de Loterías y Apuestas del Estado situado en la calle Guzmán el Bueno, ya que a partir de 2009 se celebrará en la sede de la Castellana por cuestiones de espacio.
Pueden consultar los números premiados a través de la siguiente página web:
http://www.loteriasyapuestas.es/index.htm

martes, 23 de diciembre de 2008

¡Qué viene Alex! El FIB adelanta los primeros nombres del cartel

Franz Ferdinand, Kings of Leon y Paul Weller son las primeras incorporaciones a FIB Heineken 09

La organización del Festival Internacional de Benicàssim ha querido darnos un regalo de Navidad adelantando los primeros nombres del cartel entre los que figuran el grupo del guaperas Indie más destacado del momento, al menos para el núcleo duro de la redacción de Un Planeta Gris. No es otro que Alex Kapranos, líder de los escoceses Franz Ferdinand que utilizan su nuevo trabajo, Tonight: Franz Ferdinand (2009), como excusa para volver a visitarnos después de su genial actuación de 2006 en el festival.

Kings of Leon, que también repiten, por su parte, tocarán canciones de todos sus álbumes. Ambos encabezarán el cartel del Festival en días aún por determinar. Junto a ellos, Paul Weller -también con nuevo trabajo, ’22 Dreams’ (2008)- se suma a la cita castellonense. El resto de la programación, como viene siendo habitual, se irá desvelando tan pronto como los artistas vayan confirmando sus actuaciones. Más información en fiberfib.com

FIB Heineken 09 se celebrará en el Recinto de conciertos de Benicàssim los días 16, 17,18 y 19 de julio de 2009.

Asimismo, desde hace unos días la organización del festival ha puesto a la venta los abonos a un precio especial de lanzamiento de 145 € para el de 3 días y 160 € para el de 4, lo que supondrá un ahorro de 10 € respecto al que se aplicará a partir del 15 de enero de 2009, momento a partir del cual pasarán a costar 155 € y 170 € respectivamente, con lo que se mantendrá el mismo precio de la edición de 2008. Ambos incluyen zona de acampada gratuita desde el 13 hasta el 21 de julio.

IMPORTANTE: Los residentes en la Comunidad Valenciana que decidan adquirir sus abonos de 3 o 4 días en tickets.fiberfib.com contarán con un descuento del 10 %.

Además, próximamente se pondrán a la venta las entradas de día y un nuevo abono de 2 días, para viernes y sábado o sábado y domingo que incluirá la posibilidad de utilización de las zonas de acampada del Festival para los días para los que el mismo haya sido expedido.

Más información sobre venta de entradas, puntos de venta oficiales, descuentos para residentes en Comunidad Valenciana, etcétera, en tickets.fiberfib.com

lunes, 22 de diciembre de 2008

Moda del Siglo XX

Hoy arranca una nueva sección en Un Planeta Gris desde donde se hará un repaso a la moda del siglo XX y se analizará su evolución a través de los diversos cambios sociales que se produjeron en el siglo pasado.





1900 -1920 ADIÓS AL CORSÉ
Diseñador de la década: Paul Poiret







El corsé es originario del siglo XVΙΙΙ . Es una prenda de uso interior, cubre el abdomen y gracias a su pronunciado escote realza el busto.

A principios del siglo XX gracias al diseñador de la década, Paul Poiret el corsé pasa de moda.

Fue en los años veinte, en plena posguerra, cuando la liberalización de las costumbres se vio reflejada en numerosos aspectos de la sociedad como la literatura, el cine y, por supuesto, la moda. Es entonces cuando la vestimenta de la mujer cambia y se pone de moda la ropa suelta y sin cintura, largas faldas tubo y pantalones. En cuanto al colorido, predominan los colores negros, calidos y dorados y los tejidos pasan a ser texturas de seda, terciopelo y brocados de inspiración oriental.

Sin embargo este no fue el final del corsé ya que Cristian Dior lo retoma en los años 40 con la moda cintura de abeja y más tarde, en los 80, la reina del pop, Madona, vuelve a ponerlo de actualidad con un diseño de Paul Gaultier.

Pero fue Yves Saint Laurent en los años 70 quien lo relanzó como ropa exterior, causando un gran impacto.

sábado, 20 de diciembre de 2008

La Despensa. Cosa Fina

Por Llopsuey,
“Finito, finito…por favor! Asi lo queremos. Que se note que es bueno…”

Y es que cuando encuentras una canción que te gusta, lo notas a la primera.
Aunque hay veces que parece que no quieras verlo, es como que te da rabia, dices podría haber sido…pero nada, nada…más de lo mismo, morralla. Pasa el rato y tu cabecita siempre termina ahí, en el mismo hoyo, dando vueltas a ese tema durante un buen rato, sin darte cuenta tarareándolo, vas dando golpecitos al compás, y al cabo del tiempo sientes la curiosidad, y dices…”…que no lo volveré a escuchar?”. En esos momentos te das cuenta que lo que antes había entrado como un tempranillo, sin hacer mucho ruido, resulta ser un gran reserva atronador. Uno de esos temas que te guardas con recelo para ponerlo en esos momentos que sabes que debes ponerlo, y romper.

De ésta manera entra el minimal-tech-house. Y selecto es el club del gourmet de productores de alto copete que pertenecen a él, aunque también hay morralla, mucha morralla, como en todos los clubs selectos, de eso no se salva nadie. Para todo lo dicho anteriormente, destacadas son las cabezas pensantes venidas del frío teutón,…”el fútbol es un juego de 11 contra 11 donde siempre ganan los alemanes” dijo Gary Lineker, cierto. Y más concretamente gana uno de Dusseldorf, ciudad natal de Alex Niggeman, 24 añitos el niñito, y sacando temas que te ponen en orbita. Utiliza a la perfección elegancia, sutileza en matices y el temple de los toreros con “duende”,consiguiendo que sus 12” desde el preciso instante en que les pinchas la aguja empiecen y acaben sonando redondos.

De la otra Alemania, la del Este, viene el duo de Hamburgo Kollektive Turmstrasse compuesto por Christian Hilscher y Nico Plagemann. Un poquito más mayores que su compatriota del oeste, pero con el mismo sentido del tacto. Componen y remezclan a su antojo moldeando variaciones sonoras tech-house que llegan a entrar en el terreno trance sin pecar de melosidad, “al dente”. Su maxi “Grillen im park” (Ostwind records ‘06) entraba tan fino que hubiera pasado inadvertido hasta para el mejor agente secreto de la Stasi en sus mejores tiempos. Más recientemente acaban de publicar Raz Ohara and the Odd Orchestra “The Case” (Kollektive Turmstrasse remix), lo que para mi egoístamente se trata del tema del año. Finura pura y dura.

A nivel nacional después de muchas idas y venidas parece que la movida empieza estabilizarse y tomar cuerpo de verdad con muy buenos augurios de cara al futuro. Lejos ya de bakalas reciclados pasados a dj’s techno de moda, aparece gente y colectivos con ganas llevarse todo por delante. El conglomerado de sellos madrileños Net28 dan buena cuenta de ello en su último lanzamiento LP de Damián Schwartz, Party lovers (Net28/CD3 ‘08) un disco que alberga desde ambient hasta techo sequito como la mojama pasando por esos pianos jauseros de Carolina’s favorite, acertada estuvo la tal Carolina, si señor.

viernes, 19 de diciembre de 2008

Planeta Cine #08

Las vavaciones navideñas ya están aquí y con ellas todo el tiempo del mundo para ver buen cine. Parece que las distribuidoras lo saben y se han dispuesto a estrenar algunos de los mejores títulos del año para estas fechas. El viernes próximo será día 26 de diciembre y al siguiente será 2 de Enero, de modo que durante los próximos quince días no tendremos entrega semanal de Planeta Cine, así que aprovecharemos esta octava edición para destacar lo que desde mi siempre humilde punto de vista no debéis dejar pasar si estas fiestas os pasáis por las salas de cine de nuestro país.

Para empezar, permitidme que os hable de una de las mejores películas del año, toda vez ni siquiera fue producida en 2008 sino en 2007, e incomprensiblemente no se ha distribuido antes en España. Os hablo de My Blueberry nights, de uno de mis directores favoritos y además uno de los más destacados rupturistas con el lenguaje cinematográfico hegemónico: el hongkonés Wong Kar-Wai. Este magno cineasta, cuya apuesta cinematográfica muchos ya asociamos incluso con el mítico Jean-Luc Godard, nos trajo hace unos años la que es sin duda su mejor película, una obra maestra total y absoluta que se llamó aquí Deseando Amar (siempre mejor en el original: In the mood for love). En algún Planeta Cine le dedicaremos a esta maravilla del séptimo arte el espacio que merece, pero ahora es turno de introduciros My Blueberry Nights, su arriesgada primera incursión en la occidentalidad, con localizaciones (Nueva York, Memphis, Las Vegas...) y reparto (Jude Law, Natalie Portman, Norah Jones, David Strathaim...) norteamericanos. Muchas voces dudaban de las posibilidades de este trasvase, que anticiparon lesivo para Kar-Wai, pero la película demuestra que estamos ante un director insobornable, capaz de llevar su manera entender el cine más allá del exotismo de las fronteras orientales. My Blueberry nights traza el viaje espiritual y emocional de una joven que, tras ser dejada por su novio, inicia un viaje por la mítica Ruta 66 norteamericana en busca de experiencias y vivencias con las que evadirse y redimirse. Un argumento de 'road movie' clásica que Kar-Wai eleva hasta cotas impensables. Su dominio del fuera de campo, su apabullante fotografía, sus grietas en el espacio-tiempo, sus ralentizaciones, sus silencios, sus miradas, su magistral banda sonora (donde rescata acordes de aquel maravilloso Yumeji's Theme de Deseando amar)... todo es una magistral lección de cine. Si bien carece del exotismo y la complejidad narrativa de sus antecesoras orientales (especialmente la manierista y enmarañada 2046) y ciertamente no es su obra más brillante, os recomiendo encarecidamente que la veáis, y luego, en casa, completéis un ciclo improvisado con Deseando amar (una película que uno jamás se cansa de ver, pues cada plano esconde una historia) y lo ampliéis con 2046 (según lo lúcidos que estéis) o disfrutando con otras rarezas como Chungking Express o Days of being wild.


Me he dejado llevar por mi Wongkarwaísmo y me como mucho del espacio del resto de estrenos. En otra esfera de la concepción cinematográfica se halla el remake de Ultimátum a la tierra, dirigido por el Scott Derrickson de la muy interesante y sorprendentemente verosímil El exorcismo de Emily Rose. Si bien este remake pierde en todos los sentidos en su comparación con la original de Robert Wise de 1951, no todo en él es desdeñable. Su primer tramo, su planteamiento y su inicial incertidumbre, recuerda por momentos a la última de las obras del genial M. Night Shyamalan: El incidente, las esferas que aparecen en distintos lugares son herencia incontestable del clásico de la animación nipona de los 80: Akira, y el momento en el que Jennifer Connelly es reclutada junto con el resto de científicos ante la nave que aterriza en Central Park (en la original lo hacía en Washington) tiene una puesta en escena muy similar a la mítica Encuentros en la tercera fase de Spielberg. Por lo demás, a partir de ahí se empeña en hacer gala de unos efectos especiales al estilo de producciones catastrofistas como El día de mañana de Roland Emmerich, y Keanu Reeves tiene un papel, cuanto menos dudoso, como el extraterrestre Klaatu. Vamos, que si os pasáis por el cine y elegís esta película, al llegar a casa, como os decía con My blueberry nights, os recomiendo que os hagáis con la maravillosa edición remasterizada en dos discos de la original Ultimátum a la tierra de 1951 y evidenciéis en vuestras butacas que las comparaciones son odiosas. Un solo apunte más en este sentido. En la ciencia ficción de los 50, mítica por otra parte, el miedo al otro, al ser del espacio exterior, tenía su cristalización sociológica en las consecuencias de la Segunda Guerra Mundial, y el terror comunista, de ahí el boom de este cine de la época. Ahora parece que nuestro temor es el omnipresente y ya muy recurrente cambio climático, pues en la cinta original Klaatu avisaba que si los humanos no dejábamos de matarnos los unos a los otros (guerra nuclear) merecíamos ser exterminados y "reiniciar" la humanidad. El Klaatu de Reeves hoy nos dice que estamos acabando con nuestro mundo por cuestiones medioambientales, vamos que merecemos morir por no haber votado a Al Gore...

Son muchos los estrenos para estas navidades, especialmente infantiles y familiares. Hay mucho cine de animación y mucha comedia para ver en familia. Yo voy a obviar este tipo de cine y hablaros ya sólo (por cuestión de espacio) de los otros tres destacados estrenos de estas fiestas. Uno de ellos se estrena hoy 19 de Diciembre y se llama El intercambio, de visionado absolutamente imprescindible para todo aquel que aún cree en el cine clásico. De mano del más clasico de todos los cineastas de lc ontemporaneidad norteamericana, el maestro Clint Eastwood, llega la historia de una madre que, en pleno Los Ángeles de la Depresión, pierde a su hijo y tras ser recuperado cinco meses después por la policía, está convencida de que este niño no es su hijo, hecho que la llevará a emprender una cruzada personal para probar la corrupción policial y política de una época que los Estados Unidos prefieren olvidar. Lección de cine con mayúsculas que de nuevo el abuelo Clint convierte en un clásico instantáneo ya desde que uno sale por la puerta del cine. Excepcional interpretación de Angelina Jolie, que ya os adelanto huele a Oscar a la mejor actriz protagonista para este año (recordemos que ya ganó el de actriz secundaria por Inocencia interrumpida). Película que no debéis perderos.

También se estrenan la semana próxima dos títulos importantes. El primero de ellos es Australia, la nueva película del australiano Baz Luhrmann, creador de la nunca suficientemente valorada Moulin Rouge! (y que algún día dedicaremos un espacio preferente en nuestra sección) y de los otros dos elementos de su "trilogía de la cortina roja" que fueron El amor está en el aire (Strictly Ballroom, 1992) y aquella rocambolesca versión de Romeo y Julieta con Leonardo di Caprio y Claire Danes. En esta ocasión, presenta la producción australiana más cara de toda la historia, una mastodóntica obra de casi tres horas de duración empeñada en ofrecer al espectador aventuras a lo Indiana Jones, recuerdos dramátricos y melancólicos de un país lejano a lo Memorias de África (de hecho hay momentos de cita casi explícita a este título), western contemporáneo, momentos humorísticos... y es precisamente en este batiburrillo donde Luhrmann se pierde. La película es una obra magna que además cuenta con dos actores de talla indiscutible, los también australianos Nicole Kidman y Hugh Jackman. Altamente recomendable (ya os avisaba que hoy sólo propondría títulos destacados), adolece de excesivo metraje y de desproporcionadas dimensiones, en un envite que pretende situarla como una suerte de Lo que el viento se llevó post-moderna pero que precisamente en esa grandilocuencia perece la consciencia por parte de Luhrmann de estar ante una creación descomunal e inabarcable. Esperemos que no le suceda como a la Waterworld de Kevin Costner...


Cerramos brevemente con el ogro gran estreno del día de Navidad, The Spirit, escrita y dirigida por Frank Miller, el auténtico renovador del lenguaje hibridado entre novela gráfica y cine, pues ahí están sus excelentes 300 o Sin City. Mucho más en la línea de esta última, The Spirit es la adaptación a la gran pantalla de la novela gráfica original de Will Eisner, padre del cómic (no en vano lo que representaría los premios Oscar de la viñeta llevan su nombre), con un excelente reparto con Samuel L. Jackson, Scarlett Johansson, Eva Mendes, Paz Vega y Gabriel Macht, que da vida a un superhéroe enmascarado sin poderes que protege del crimen a los habitantes de Central City. Toda una maravilla visual, donde las siluetas y los blancos y negros puros se impregnan de rojos exuberantes y texturas imposibles, una cita obligada para los amantes de la viñeta y para todos aquellos que nos desbordamos las retinas con la belleza y la violencia artificiosa de Sin City. Todo ello, propuestas para estas navidades desde Planeta Cine. Hay muchas otras opciones, pero estas son las que, desde mi posición extraordinariamente entrecomillada de """experto""" en la materia, os recomiendo que no dejéis pasar. Felices fiestas a todos, y mucho mucho mucho cine.

jueves, 18 de diciembre de 2008

viva_la_fête_ Four_Seasons






LUGAR: FOUR SEASONS CLUB.

HORA DE LLEGADA: 19.00 horas.

HORA ESTIMADA DE SALIDA: 3.30 horas.

HORARIO: De 19.00 A 3.30 horas de martes a sábado.

DIRECCIÓN: Castelldefels, 14.

NOS RECIBE: David Pomer.

No sabía si empezar hablando del FourSeasons (‘forsi’, ‘for’, ‘CuatroEstaciones’) como un garito o como un verdadero agujero negro que te absorbe y te atrapa… Donde entras pero no sabes cuándo y cómo vas a salir. Porque, más de una, más de dos y más de tres veces, he experimentado este fenómeno interplanetario al entrar inocentemente en este bar a las siete de la tarde y salir de él pasadas las tres y media de la mañana, ‘invitada’ a abandonarlo amablemente ante mi resistencia a hacerlo voluntariamente…

El FourSeasons es una de las mejores no-sorpresas que nos ha deparado la nuit castellonera en los últimos tiempos. Y digo 'no-sorpresa’ porque era de esperar que el nuevo proyecto que David (Pomer) Octopussy emprendía junto a su hermano Jordi, nos iba a gustar. Y a enganchar.

El ‘nuevo-octo’, como decíamos muchos, recoge fielmente la esencia de su predecesor mejorándola. Un bar de estética sixties, donde disfrutar de cafés, birras o copas con buena música rock de todos los estilos y excelente ambiente. Un bar con más luz, como señala David, que pierde cierto sabor 'malasañero’ pero mantiene el estilo underground con los mil y un objetos de coleccionista que recogen su barra y vitrinas. Y donde puedes encontrar de todo: reproducciones en miniatura de coches clásicos, lámparas de diseño vintage, la primera maleta de discos de David, tocadiscos antiguos, un Scalextric, gadgets ‘pop’ de todo tipo.“Los he ido recogiendo de mercadillos, tiendas de diseño o rastros. Y cada vez que me voy de viaje, traigo cositas nuevas”, nos cuenta David.

Él mismo, junto a su amigo Pepe Barberá, ha sido el responsable del interiorismo del local. “Fui cogiendo ideas de aquí y de allá”. Las paredes, ilustradas con grandes iconos de la cultura pop, como Jane Fonda u Otis Redding; el mobiliario, combinación de piezas de rastrillo y reliquias auténticas, como una mesa Panton del 61; la barra, aderezada con grandes olas psicodélicas... y ahora, lucecitas. Y rincones ‘mágicos’, como el de final de la barra (mi debilidad, ya sabés)... O el pequeño altar consagrado a los Beatles (como el de la entrada a los baños de nuestro ‘añorado’ Rico) y a Elvis.

En cuanto a la música, el Forsi sigue ofreciendo una variada selección de la mejor música rock de todos los estilos, soul, punk-rock, power-pop, surf, country, sixties… Y CONCIERTOS. Sí, conciertos, seleccionados, de sala pequeña, de ‘familia’, de bandas que evitan los grandes eventos y suenan mejor en formato pequeño. Y en este acierto tiene mucho que ver Dani ‘Niño’ Forcada, responsable de la programación y de que hayamos vivido sesiones memorables y unos cuantos ‘sold-out’s’, como los de Maika Makovski, Thunder Express, Señor No con Telepath Boys Airbag, Miss Black Emotion, Hi-Risers o Sex Museum.

Pero no sólo de música vive el Forsi. Cada martes, los aficionados al cine underground de culto tienen una cita en el Forsi. Sesiones íntimas cómodamente apoltronados en sillones (los más madrugadores) y con palomitas.

Las exposiciones eventuales (el próximo sábado, Alex García, autor del logo del bar, por cierto, inaugura Classic Actors) y las fiestas temáticas (esta Navidad habrá fiesta sixties y eighties) completan la nutrida oferta de esta pequeña joya que tenemos el gusto de frecuentar.


CINCO RAZONES PARA IR AL FOUR SEASONS:

-La música.
-Los conciertos.
-Las fotos de Jane Fonda.
-Los gadgets y objetos de coleccionismo pop de sus vitrinas.
-La gente que lo frecuentamos.

QUÉ DEBES PEDIR: Un café, cualquier tipo de gin tonic y alguna especialidad ‘secreta’.

NUESTRO CAMARERO PREFERIDO: Jordi.

STAFF: David, Jordi, Jorge, Perfecto, Paloma, Paula, Mireia, Fabio.

D.J.’S: David (007), Jordi, Tajao, Tomás, El Goma, Emilio, Fernando ‘Galicia’, FEDE, Vicent, ‘El Pegatas’, Frank.

NUESTRO DJ PREFERIDO: David y Tajao.

A QUE NO SABÍAS… Aunque se lo tiene muy calladito, Jorge elabora exquisitos mojitos y caipirinhas, aunque para ello debe estar inspirado y contar con los ingredientes necesarios. Desde aquí, os animo a que presionéis para que esta práctica eventual deje de serlo.

LO QUE NUNCA DEBERÍAS HACER: Intentar desafiar a la masa y alcanzar la primera fila de un concierto con tres birras en la mano y salir indemne del intento. Doy fe de ello.

PD, QUERÍA PONER FOTOS MÁS XULAS PERO NO HE PODIDO DESCARGARLAS. LO HARÉ.

PD2, QUE CONSTE QUE ESTE TEXTO LO HE ESCRITO EN UN ENTORNO UN TANTO AGRESIVO: CON HILO MUSICAL DE LOS GRANDES ÉXITOS NAVIDEÑOS DE AYER, HOY Y SIEMPRE, QUE UNA COMPI SE HA EMPEÑADO EN PONER DURANTE TODA LA MAÑANA.

miércoles, 17 de diciembre de 2008

Infocalipsis: The Fall

The Fall, rodada en 2006 e indiscutible ganadora del Festival de Sitges 2007, llegó por fin a España hace solo unos meses, lo que nos da una idea de cómo se mueve la industria de distribución por estos lares. Tarsem Singh nos sorprendió a todos, por lo menos a mí, con esta cinta tras el estrepitoso desastre de La Celda, que visualmente funcionaba a nivel de dirección de arte y fotografía, pero que deja que desear en cuanto a argumento y narrativa. Pero, desde luego, nada bueno se puede esperar cuando la diva de la canción latina, JLo, se mete por en medio. Imagino que debió sentir algo parecido a lo que experimentó Abel Ferrara cuando fue obligado a aceptar a Claudia Schiffer en el reparto de Oculto en la memoria.

Con The Fall, el director se redime, y presenta una película que, además de visualmente hermosa –pues es un verdadero espectáculo visual-, posee argumento. Con una primera escena, con una fuerza visual y sonora, que hipnotiza, a pesar de no comprender que es lo que sucede en ella hasta bien entrada la historia, que es sin duda uno de los puntos fuertes de la película.

Todo sucede en el Hollywood de los años 20, donde un especialista de secuencias de acción es ingresado en el hospital tras una caída que lo deja sin poder andar. Allí encuentra el apoyo de Alexandria, una niña con un brazo roto y a la que hace una promesa: contarle la historia más maravillosa del mundo. La fantástica aventura estará protagonizada por una trouppe de pintorescos forajidos compuesta por un bandido enmascarado, un joven Charles Darwin, un ex esclavo, un indio, un experto en explosivos y un sabio místico salido del interior de un árbol. Una banda con un solo objetivo en común: su cruzada contra el maléfico gobernador Odious. Muy pronto el relato y todos sus personajes cobrarán vida dentro de la imaginación de la pequeña Alexandria, traspasando así las fronteras entre realidad y ficción.

Sus personajes, los contrastes de caracteres, como a través de la fábula esconde las historias más costumbristas y de realismo mágico, son los puntos fuertes de esta cinta que, en ocasiones se alarga, parece que nunca sepa cuando ha de acabar. Aunque ya comenzamos a estar acostumbrados a una duración desmesurada de las películas, la cuestión molesta más cuando se alarga sin motivo, a pesar de que la historia no tengan necesidad de más tiempo para ser contada.

Al igual que en La Celda, el color es el recurso para caracterizar personajes en ocasiones, y en otras solo para impactar visualmente, aunque sin ninguna intención más detrás. Aunque a pesar de sus fallos de guión y su abuso desmedido del color y el efectismo, vale la pena ver este cuento visual, lleno de magia y verdaderamente emocionante.

martes, 16 de diciembre de 2008

Viaje a ninguna parte

Por Toni F.

Dicen los entendidos que todo viaje contiene una historia, que esa y no otra es la verdadera esencia del viaje. En realidad, sin una historia que contar todos los recuerdos sobre aquella aventura vivida lejos de casa acabarían diluyéndose en la memoria con el irremediable paso del tiempo, como si en el fondo nunca hubiera habido viaje.

Ya lo decían los latinos: vivir no es necesario, navegar sí. Y a veces para viajar, dejar que nuestra imaginación navegue por los océanos de la emoción y la fantasía, no hace falta subirse a un avión, a un barco o a una bicicleta. Lo importante es ponerle ganas y disponer de un espíritu aventurero.

En ocasiones podemos transportarnos a otros mundos, escenarios remotos para todos accesibles, con la simple lectura de un libro. Porque viajar, navegar y leer significan lo mismo. Es la imaginación la que nos mantiene vivos; ella y no otra es la fuente inagotable de la eterna juventud.

Hoy hablaremos de eso, de literatura de viajes, un género que en mi opinión está muy poco trabajado. Máxime cuando ya casi todos viajamos, por lo que en realidad dentro de cada uno de nosotros hay un contador de historias en potencia. Y digo poco trabajado porque hay otros –como aquel dedicado a sentimientos tan humanos como el amor- que han acabado ocupando la mayor parte de la literatura universal. Y no sólo la literatura, sino otros muchos campos del arte contemporáneo. El cine, por ejemplo, y sobre todo la música, rayando en este caso la extrema chabacanería por sobresaturación monotemática. Porque cantar al ser amado puede estar bien, pero cantarle siempre acaba resultando un auténtico coñazo. Pero bueno, esa es otra historia, porque lo importante hoy es la literatura de viajes.

Y hablando de eso podríamos citar unos cuantos libros destacados que en su día aportaron algo al panorama viajero-literario. Autores de otras lenguas como Ryszard Kapuscinski, Rebecca West, Bruce Chatwin o Paul Theroux, o los más conocidos en nuestro país como Juan Goytisolo y Paco Nadal. Pero eso sería más de lo mismo. En ese caso recomiendo al lector rebuscar en internet, en las numerosas e interesantes páginas dedicadas a ello (http://www.viatgeaddictes.com/, http://www.passplanet.com/, www.traveler-guide.net/espanol.html por citar sólo tres), en donde de paso encontraremos referencias a las revistas y librerías especializadas (Altaïr, Desnivel, Casa del Libro, etc.).

Hoy citaré a un autor, Arturo González, quien con la publicación de Sitios a donde no pienso ir: París revolucionó el mundo de los libros de viajes, pues era capaz de llevarnos de viaje sin viajar. De hecho, construye su relato a base de prejuicios que hace teorías y que justifican de malos modos su repulsión al lugar de destino. Se trata, en suma, de algo diferente, original y gamberro. Algo que vale la pena leer. Y para quien aún le queden fuerzas después de este, otros dos títulos del mismo autor: Puerto Rico: yo estuve allí y Extravío con mozzarella. Todo parecido con la realidad es pura ficción. ¡Bon voyage!

lunes, 15 de diciembre de 2008

Estas fiestas y la distancia

En estas fechas, en donde nos reunimos con la familia, con los amigos, con los colegas es casi normal que terminemos a las tantas, es normal que vengan a nuestros recuerdos aquellas personas que han pasado por nuestras vidas y por algún motivo no estén acompañándonos ahora mismo. Que si la distancia, que si el trabajo, que si el amor, que si… lo que tenga que ser.


Desde la distancia, no es que se sienta distinto, es que le damos más importancia cuando solamente hay distancia, y por mas móvil cercano y número agendado, no es lo mismo poder darle un abrazo y decirle al oído te quiero que llamarlo y decirle que le mandamos un abrazo y que le queremos.


Comparando a España con Argentina, se viven las fiestas muy parecidas solo que en el nuevo continente no tenemos la costumbre de las 12 uvas, pero tenemos el verano con su calor cercano a los 30 grados por la noche, solo hace que la noche sea distinta. Igual de especial pero distinta.
El mar, la tierra, el idioma, el clima, en fin la lejanía, se hace notar y cuando el sentimiento está a flor de piel, nunca viene mal tomarnos el tiempo necesario y sonreír por aquellos que tenemos guardados en nuestras retinas y en nuestros recuerdos.


Tampoco estaría mal no esperar a último momento para hacer esa llamada de salutaciones, haber si algún año aprendemos y nos tomamos el tiempo suficiente y lo hacemos con toda la calma de este mundo y nos damos cuenta de que se acerca la Nochebuena y ya hemos hablado con todos los que no están a nuestro lado. Tal vez utopía, pero que Santa Claus me dé un regalo este año y mi idea se cumpla.

sábado, 13 de diciembre de 2008

Asomado a la viñeta. Los 4 Fantásticos. Millar y Hitch. Ed. Panini.

Reconócelo, siempre quisiste enamorar a una chica como lo hace Christian Slater a Patricia Arquette en Amor a Quemarropa:

“- ¿quieres ver el número 1 de Spiderman?,
- Claro.
- …Son historias con grandes personajes y unos dibujos increíbles. Por ejemplo en esta…”.

Y el plano se va cerrando sobre la cara de Alabama y sientes cómo en ese momento se enamora de él y se le dibuja una expresión que significa me gustas Clarence, siempre ha sido así y siempre lo será…

Pero, y vuelve a reconocerlo colega, eso de coleccionar tebeos americanos da muchísima pereza. Por un lado, el formato, en grapa, son demasiado finos, quedan como un tiro en tu estantería, y por otro lado, comenzar la colección por el número que actualmente se está publicando (supongamos que es el 500) siempre da un poco de vértigo. ¿me tendré que comprar los 499 anteriores para saber de qué va la historia?, y en caso contrario, ¿para qué me voy a coleccionar unos tebeos que en 499 números no dicen nada que sea trascendente a ellos?

Suele haber otro problema de este tipo de tebeos, llamado crossover. Cuando llevas 3 números de Mister X te tienes que comprar dos números de Lady XXX porque ocurre algo necesario para conocer por qué Mister X ha sido bombardeado por rayos gamma y no le pasa nada, al final seguir la historia es un lío, sientes que te toman el pelo, mientras te vacían el bolsillo y lo dejas…pero hay tebeos de grapa que no son como los demás…

… y tiene un encanto especial coleccionarlos. El mes pasa lentísimo hasta que, por fin, llega en tu tienda habitual el siguiente número que te responde algunas preguntas y te plantea otras. Por otra parte estás comprando algo que se está publicando en este momento (con el retraso correspondiente tras su publicación en USA) con lo que tienes el plus de la novedad.

Eso sí, para coleccionar estos tebeos, tienen que tener un guión muy bueno, original, ser una serie auto conclusiva, con un principio, un final y sin los temidos crossover.



Así llegamos a la propuesta de este mes, Los Cuatro Fantasticos de Millar y Hitch. En noviembre se publicó el primer episodio que corresponde con el número 11 de la colección publicada en España por Panini y el 554 original publicado por Marvel en USA. No es necesario haber leído ningún tebeo de superhéroes antes, la duración esperada es de algo más de un año. Puedes ver la portada al lado.

Bajo las premisas de la ficción tendremos una historia coherente, con sorpresas que nos dejarán de piedra (como a La Cosa), que nos convertirá en invisibles (como Sue Storm) para nuestros seres queridos mientras la estemos leyendo, que harán que el mes se estire como el brazo de un hombre de goma (como el Dr. Reed) hasta que llegue el siguiente número y con chicas que nos encenderán como una antorcha humana (como Jonhy Store) y es que el dibujo es impecable.


GUIÓN Y DIBUJO: Mark Millar y Bryan Hitch, después de lo que realizaron en Los Ultimates (ahora recopilados en tapa dura por Panini y que también se puede leer tranquilamente sin haber leído nada antes de superhéroes) se han convertido en una pareja de obligado seguimiento. En esa Obra Magna consiguen mantenernos en vilo hasta el final, narrando una nueva vida para Thor, Iron Man y compañía. De igual manera que ocurriera en Los Ultimates, Millar actualiza unos personajes que tienen ya más de medio siglo a sus espaldas, y Hitch con un dibujo realista, con algunas viñetas verdaderamente espectaculares, logra trasmitir una sensación de confortable tensión al lector.

Estaremos más de un año disfrutando de una historia de superhéroes, estaciones espaciales, cambios climáticos, robots, éxodos a escala planetaria, malos malotes…¡quién sabe! Este Millar tiene una imaginación desbordante.

Son historias con grandes personajes y unos dibujos increíbles… aunque las tengas que guardar en cajas y dejar la estantería a sus hermanos de tapa dura.

viernes, 12 de diciembre de 2008

Planeta Cine #07 (Edición Especial: Regreso al cine de los orígenes)

La semana que viene haremos una sección centrada en los estrenos de las últimas semanas, dado que el pasado viernes no tuvimos Planeta Cine, y nos reservamos los de ésta - donde ya os adelanto que no podéis perderos Ultimátum a la tierra y My Blueberry Nights- para hacer un repaso general el próximo viernes 19, víspera ya de las fiestas navideñas, época que siempre suele llevar consigo una mayor cantidad de tiempo libre que poder ocupar disfrutando del cine. En ello nos centraremos.

Pero hasta entonces, quiero compartir con vosotros una reflexión sobre la que en la actualidad estoy investigando académicamente - adherida a muchas otras cuestiones - a propósito de mi última escapada a los Kinépolis de Valencia, donde fui con unos amigos a ver Bolt - última película de animación digital de Disney sobre la que si queréis, os comentaré algo en nuestro próximo Planeta Cine - en 3D. Sí, con esas gafas que años ha eran de cartoncito y celofán y ahora son de lo más tecnológicas, con el logo DOLBY DIGITAL, y que además traen en carritos especiales previo - imprescindible - paso por el lavavajillas.

Y es que hace unos meses también fui a los mismos cines - de los mejores de toda España, si no habéis ido os los recomiendo - para visionar en 3D la película Beowulf... y me ronda lo siguiente por la cabeza: "estamos experimentando un curioso regreso a los orígenes del cine". Las salas ofrecen cada día más nuevas formas de ver, oír, sentir, experimentar las películas. El espectador empieza a fracturar su recepción del filme, relegando a un segundo plano la relevancia, el interés, o la calidad del contenido de la historia que se le brinda, en pos de la rendida seducción por el mero artefacto, por el mecanismo intrínseco que maquilla la intrascendencia de la narración. En lo que aparenta ser la confirmación de este fenómeno, los analistas cinematográficos no han pasado por alto el efectismo de la producción industrial, en una espectacularización apoyada en el uso de las herramientas para la generación de efectos visuales y sonoros en la postproducción; paralelamente, han advertido un escoramiento hacia el formulismo temático, en una proliferación de secuelas, remakes y adaptaciones – o inspiraciones – de obras procedentes de otros medios de masas, entre los que ocupan lugares destacados el cómic y el videojuego. Este hecho ha agravado la conciencia de la crisis de la consistencia del relato, que parece amenazado por el valor puramente escópico de las imágenes. El imperio en las carteleras y en los resultados del Box Office de estos productos ha alimentado el escepticismo, el desánimo y la sensación de ineluctabilidad ante la deriva del modelo hegemónico.

De esta forma, queda patente que el visionado de estas películas en los omnipresentes, remozados y tecnológicos entornos de visionado de última generación, transforma la experiencia en una mera atracción de feria / circo / parque de atracciones, y no hay que olvidar que al cine primitivo, ése en que a finales de siglo XIX veíamos a los trabajadores saliendo de la fabrica o a los pasajeros bajando del tren, ya se le acuñó años atrás como cine de atracciones. Este término fue acuñado por el historiador cinematográfico Tom Gunning en 1990, describiendo la cercanía del cine del espectáculo con el sobresalto y la excitación visual de la feria de barraca y el parque de atracciones. En los primeros años del cine dominaban las películas de actualidades y de viajes que pretendían mostrar el mundo tal como era, sin grandes pretensiones argumentales. Estas películas antinarrativas encandilaban al público no tanto por sus relatos específicos sino por el efecto de realidad que conseguían, algo al fin y al cabo en absoluto distante con los efectos informáticos digitales y el 3-D más de cien años después.

Y con esta reflexión, que como investigador del audiovisual, pero también como cinéfilo y cinéfago creo que es sumamente interesante, os remito a la próxima entrega de Planeta Cine en 7 días que, como decía al inicio, dedicaremos a todos los estrenos que coparán las salas estas navidades.

jueves, 11 de diciembre de 2008

El rock salvaje de Hollywood Sinners en el Four Seasons y concierto del dúo Arborea en el Espai d’art

La sala Four Seasons de Castellón (C/Castelldefels, 14) acogerá este sábado 13 de diciembre a partir de las 20.00 horas uno de los últimos conciertos del año. Y lo hará a ritmo del rock salvaje y del garaje punk de los toledanos Hollywood Sinners, una de las bandas más potentes del panorama español. El precio de las entradas es de 6 euros anticipada (se puede comprar en el Four Seasons o en el pub Spoonful) y de 8 euros en taquilla.

En su discografía cuentan ya con dos discos y cuatro singles además de un buen número de canciones repartidas entre varias recopilaciones de sellos como Dirty Water Records, Slovenly Recordings o Animal Records. Su música urgente les ha llevado a hacer 2 giras europeas, un montón de conciertos en Reino Unido y a actuar en festivales de toda Europa (Wild Weekend, Shout Party, Beat Bespoke, Rotterdam Rumble, Suicide Twist…).

Hollywood Sinners comenzó hace ya ocho años como cuarteto. La formación se convirtió en trío y ha incorporado recientemente al batería de bandas como Imperial Surfers, Nitros o Golden Zombies, acercándase aún más a los sonidos más salvajes.

La actuación de Hollywood Sinners será la penúltima del año en 2008. Serán los castellonenses Los Reactivos –inauguraron la programación de conciertos en la sala Four Seasons hace un año- quienes se encarguen de despedir el año el próximo 27 de diciembre.

Por otro lado, este viernes 12 de diciembre, a las 20:30 h continúa el ciclo de conciertos Espaisonor con la presentación del dúo Arborea en el EACC.

Integrado por Buck Curran (guitarra con arco y voces) y Shanti Curran (voces, banjo y percusión) el dúo Arborea proviene de Maine, EEUU. Caracterizada por susurros, melodías íntimas y una atmósfera instrumental relajante, su música se aproxima al folk apalache de Spectral Light & Moonshine Snakeoil Jamboree y desprende un toque de folk clásico británico a la vez visceral y desgarrador.

A lo largo de su corta trayectoria, Arborea ha actuado en importantes festivales como el Green Man (Gran Bretaña), el Time of Rivers (Portland, USA) y el Tanned Tin (España). Editaron su primer disco, Wayfaring Summer en octubre de 2006, y en abril de este año han lanzado su segundo álbum, Arborea.

Concierto de Hollywood Sinners
Lugar: Four Seasons (C/ Castelldefels, 14 Castellón)
Día: 13 de diciembre
Hora: 20.00 horas
Apertura de Puertas a las 19.00 horas
Precio: 6 euros anticipada / 8 euros taquilla

miércoles, 10 de diciembre de 2008

Mi quiniela para este año

Por aquí hay muchos a los que la cultura, y más concretamente el cine, nos apasiona; y por eso nos entretenemos haciendo expectación de cosas tan 'pequeñas' como el estreno de una película que hace meses que esperamos, nos emocionamos cuando en la sala se apagan las luces y la pantalla aún está negra, y luego nos entretenemos con algo tan simple como hacer una quiniela de los premios y posibles nominados para nuestros premios de cine: los Goya.

Por eso, desde aquí y haciendo un repaso a todas las películas estrenadas desde entre el 1 de diciembre de 2007 y el 30 de noviembre de 2008; intentando valorar las críticas recogidas por críticos y público, pensando también que queramos o no, un premio a veces sólo es publicidad y no tanto algo merecido y por último mi propia opinión como un simple espectador; aquí está mi quiniela:

Yo espero ver como mejor película: Los girasoles ciegos de Jose Luis Cuerda, Camino de Javier Fesser, Una palabra tuya de Ángeles Glez. Sinde y Sólo quiero caminar de Díaz Yanes.

Los girasoles ciegos. Vuelta del buen cine español, genial historia bastante bien narrada sobre la posguerra española donde Cuerda nos enseña la dura forma de vida en España durante la guerra civil y la posguerra de otro modo. Una crítica a la iglesia y al fascismo de la época, con una actuación sobresaliente de Javier Cámara, genial de Raúl Arévalo y espectacular Maribel Verdú.














Sólo quiero caminar. Agustín Díaz Yanes ha echado mano de su personaje Gloria Duque, pero el montaje acelerado y el sonido del flamenco hacen aparecer imágenes de vértigo, estética de videoclip, importancia de la banda sonora, diálogos casi surrealistas y, sobre todo, una violencia gratuita son algunas de las peculiaridades que mejor definen esta cinta. Todo sin ningún fondo en sus personajes que hacen las dos horas del metraje soporíferas, pero si su Alatriste pudo estar nominado, ¿por qué no esta?.












El problema del segundo trabajo de Sinde tras las cámaras es la inconsistencia del punto central del filme pero triunfa en los aspectos colaterales. El gran lastre del filme son los diálogos entre las dos amigas y las sentencias pretenciosas ya que, por lo demás, Sinde vuelve a demostrar una gran maestría al filmar con sobriedad los momentos más duros y espinosos del relato y sin aspavientos los instantes de humor, comedia o desenfado. Una palabra tuya es una historia sobre la juventud española sin recursos, sobre la culpa y la redención.. Filmado con encomiable belleza momentos como la muerte de la madre de la protagonista o las escenas de humor, crispación, amor y celos en el interior de las casas. Haciendo a pesar de la sobreactuación del personaje de Esperanza Pedreño y el esfuerzo de Malena Alterio una película que se va diluyendo a medida que avanza su metraje.

Desde mi punto de vista Camino tiene todas las papeletas para ser la ganadora por muchas razones, de las películas más bellas que he visto, porque vemos las cosas buenas que tiene la vida a pesar de su crudeza y dureza; imágenes cuidadas hasta la perfección que logran sorprendernos, un equipo técnico excepcional cuidando en cada detalle los efectos especiales, fotografía, música y un guión que soporta la carga emocional de esta historia llena de luz en la oscuridad.

Las interpretaciones son humanas y grandiosas. Todos increíbles. Es una película fascinante que se ha colado entre mis favoritas. Pongo las manos en el fuego, en que será la gran triunfadora de los premios Goya 2009.

Ahora sólo nos queda esperar al 19 de Diciembre para que todas nuestras dudas queden resueltas, y de momento os invito a que participéis y hagáis vuestras apuestas, y si os sobra tiempo pensar que además de mejor película hay muchas más categorías, como por ejemplo...

Mejor director: José Luis Cuerda (Los girasoles ciegos), Francisco Javier Gutiérrez (3 días), Javier Fesser (Camino), Agustín Díaz Yanes (Sólo quiero caminar).

Mejor actor protagonista: Raúl Arévalo (Los girasoles ciegos), Javier Cámara (Fuera de carta),Víctor Clavijo (3 días) y Celso Bugallo (Cenizas del cielo).

Mejor actriz protagonista: Malena Alterio (Una palabra tuya), Carmen Elías (Camino), Maribel Verdú (Los girasoles ciegos) y Verónica Echegui (El patio de mi cárcel).


Mejor actor de reparto: José Ángel Egido (Los girasoles ciegos), , Mariano Venancio (Camino), Miguel Rellán (Sangre de mayo) y Luis Tosar (Casual Day).

Mejor actriz de reparto: Mariana Cordero (3 días), María Alfonso Rosso (Una palabra tuya), Ana Wagener (El patio de mi cárcel) y Manuela Vellés (Camino).

Mejor actor revelación, Mejor actriz revelación y otros muchos aspectos técnicos donde tenemos grandes películas como Sangre de mayo, El rey de la montaña, El patio de mi cárcel, Mortadelo y Filemón: Misión, salvar la Tierra, Tiro en la cabeza; o puede que nos den un año más una sorpresa con fantástico documental El somni.


Y vuestras apuestas, ¿cuáles son?