miércoles, 25 de marzo de 2009

Coolhunting en la Plana: resaca magdalenera

Aprovecho la resaca magdalenera para contar una cosa que me pasó en el asturiano. Un amigo de esos que es solidario de verdad, que colabora con oenegeses y que se cree las cosas que cuenta, apareció con un palestino. Entonces empezamos con el debate clásico sobre los palestinos, sobre los pijos que llevan los palestinos, sobre las interpretaciones de colorines, sobre cómo se coloca.


Yo nunca he llevado palestino porque no me gusta. Siempre me ha parecido muy perroflauta, pero es una apreciación puramente personal, como todo lo que digo. Que nadie se ofenda ni se mosquee. La conclusión es que le da igual que los pijos lleven palestinos si eso sirve para que, al menos uno, se interese por la causa. Sobre la forma de colocación… sin premeditación. Se pone y punto. Eso dice él.


Como no fui a los toros a ver a las señoras de bien, me di un par de garbeos nocturnos para comprobar como, año a año, es más exagerado eso de las sudaderas de las collas. Me parece horroroso, aunque hay que reconocer que es como la blusa, ya te puede caer mierda encima, que el negro es muy sufrido. Eso sí, intentó entrarme un hombrecillo con una sudadera negra y el nombre de su colla (nombre escatológico/sexual) en amarillo fosforito. Cuando le mandé de vuelta al motocarro, el lugareño en cuestión se dio la vuelta y vi, para mi tranquilidad, que llevaba el 69 y su nombre escrito con K. ¡Qué horror!


Admito, eso sí, que me encantaría que adoptáramos esa costumbre provincial tan cañí como es llevar la banda de festera encima de la susodicha sudadera. Una monà, que diu ma tia Lolín.


Disfrutad de la resaca.

4 comentarios:

Estela Gartija dijo...

Ufff, que susto, hija.

Al principio pensaba que lo de meterte con los palestinos era un ataque de xenofobia. Menos mal que luego me he dado cuenta de que te refieres a esos pañuelos de cuadritos, con flecos... cuyo verdadero nombre es "kufiya" o "kefiah".

Joguet dijo...

que dureza lola, y a mí que me gusta cada vez más la gente que se disfraza en madalena... me gusta probablemente porque se acaba en una semana. pero pobrecitos, el del 69 y la K estará seguro de que va a romper la noche cuando se mira en el espejo antes de salir de casa... un poquito de porfavor con los madaleneros!!

Lidón B dijo...

pero qué te han hecho a ti las pobres sudaderas?

Lulabylula dijo...

Yo también me di cuenta de la invasión de sudaderas-colleras y aunque no me parece mala idea para sentirse integrado en un grupo, reconozco que el negro y el fosforito no son buena combinación.
Yo también vi un 69 por la calle, pero no sería la misma persona porque el que vi yo era de un niñato de 12 años con sobrepeso y acné que no creo que sepa lo que realmente simboliza ese número. Magdalena, Ay....