lunes, 23 de marzo de 2009

Diccionario Gris: Marralena ¡Vitol!


Civismo.
(Del fr. civisme).
2. m. Comportamiento respetuoso del ciudadano con las normas de convivencia pública.

Desde muy niña siempre he vinculado las fiestas de la Magdalena con el olor amargo de cerveza y orín, y es que las calles durante esa semana se convierten en un autentico basurero a pesar del gran trabajo que hacen los operarios de limpieza del ayuntamiento.
Desde hace tiempo las fiestas se han convertido en ocasión para que la gente se desboque y se deje la moral encerrada en casa. Y es que no comprendo como chicos y hombres de apariencia educada se abren la bragueta sin ningún pudor y mean en cualquier esquina. Ya ni siquiera buscan un lugar oscuro y escondido al lado de un árbol o una alcantarilla, ahora mear en portales y cristaleras se han convertido en el deporte rey. Lo último que vieron mis ojos fue a un elemento haciendo dibujos con su pis a lo largo del escaparate de una tienda en las cuatro esquinas. ¿Pero en que nos hemos convertido?
Las Magdalenas no me gustan y huyo de ellas por este desorden que sufre Castellón y que degrada la ciudad. Vómitos, excrementos y manchas de calimocho pisoteado.
Hoy lunes vuelvo de Madrid y me encuentro las calles sucias, el mobiliario de la ciudad roto, y no debido a un accidente sino por vandalismo puro y duro, y ese apestoso olor a cerveza y orín que aun no ha desaparecido.
Curiosamente el 26 de Junio del 2008 se aprobó una ordenanza de Convivencia Ciudadana en la que se especifica en el artículo 24 que no se deben hacer las necesidades fisiológicas en un espacio público.
El concejal de Seguridad Pública, Joaquín Torres dice que el objetivo de esta ordenanza es el de conseguir una ciudad más habitable, donde se pueda convivir sin incidentes y respetando, por encima de todo los derechos de los ciudadanos y el estado de calles y elementos urbanos de Castellón. La multa por saltarse esta ordenanza puede llegar hasta 1500Eur. Si lo pusieran en práctica digo yo que habría menos vándalos y menos meones y por fin las Magdalenas olerían a churros, pólvora y flores.
En Madrid me preguntaron si en Castellón teníamos Zoo.
-“Pues en estos momentos tenemos uno muy grande”-les dije –“Las especies corren libres por toda la ciudad”

5 comentarios:

Indios y Vaqueros dijo...

La ordenanza solo sirve para multar a artistas urbanos y a los que osen a xiular al alcalde en una procesión... Bueno, la aplicaron para multar a gente que se manifestaba en Ribalta.
De vergüenza, tens raó!

Contra Marea dijo...

Tienes toda la razón del mundo. A mi cada día me gustan menos las fiestas por eso, sobre todo por la noche, que en algunas calles da asco de verdad.

pipi calzas largas dijo...

El ayuntamiento pone multas, en lugar de poner cabinas. Todos sabemos lo que pasa cada año y no ponen remedio. Es una guarrada la gente meando en la calle, pero es que no ponen medios para evitarlo. Esperemos que el año que viene se solucione, por el bien de todos: vecinos y meones...

gunspector dijo...

Lo de las cabinas es una solución. La única que queda, si aguantan las ganas, es ir a un parking subterráneo, que están abiertos y tienen baño. Yo llevo practicándola años.

Sandra Claret dijo...

Y luego se atreven a decir en prensa que ha imperado el civismo!! Cuanta hipocresía!! ojalá tuvieramos Zoo, así muchos podrían aprender de los animales, que en muchas ocasiones son más cívicos que los que llevan traje/corbata y no dicen tantas tonterías.....
Saludos!