jueves, 30 de octubre de 2008

El consultorio de Cruz Castillo

El último mensaje que me ha llegado al consultorio me ha recordado las conversaciones que tengo con mis amigas... ya sabéis, esas señoritas que me cobran por horas.

♥Consulta♥
Querido Cruz, navegando por la red me he encontrado con este interesante blog y me ha llamado la atención tu consultorio sentimental. Dado mi estado anímico actual he decidido escribirte... Tengo algunas dudas sobre mi comportamiento en diferentes "situaciones" (íntimas, por si no entiendes lo de las comillas). Mi compañero de trabajo y yo estamos liados y cuando podemos aprovechamos para montarnoslo en el baño, como unas ocho veces al día, sólo en la oficina, en casa ya ni te cuento... Yo gozo mucho con él, pero llega un momento en que no puedo más, incluso me duele ahí abajo (espero q sepas a lo que me refiero) y no sé cómo decirle que no quiero prácticar tanto sexo. No quiero que se piense que soy una estrecha. ¿Cómo se lo digo? ¿Crees que debo dejarlo? Espero q puedas ayudarme Cruz.
Muchas gracias. Un saludo de Ana Pantoja.

♥Respuesta♥
Pantoja,
en el hipotético caso de que fuera verdad tu historia, tendría mucho interés en conocerte, aunque no esperes de mi ocho polvos en un día... ni en una semana. Pero, en fin, me has pedido consejo y no puedo negarte mis sabias palabras, por más que siga pensando que sólo tratas de provocarme. Sabes que en mi caso, más que nunca, la carne es débil.
En realidad no eres estrecha. Más bien, por tu forma de actuar, diría que eres una ninfómana sin remedio (igual que tu compañero de trabajo, por supuesto). Y no hay que ponerle trabas al sexo, porque la cabra siempre tira al monte, así que déjate de remilgos, que te quejas sólo por vicio, y en tus horas de trabajo mantén esas visitas al baño. Nadie puede decir tanto como tu que ir a trabajar es un placer.
La duda que me queda es porqué me cuentas estas cosas... Que quede claro que no me he tragado (ups) ni una de tus palabras.

2 comentarios:

eden dijo...

Mira, Cruz, no vayas tan de guay por la vida que ya llegará alguien que te ponga en tu lugar y te haga pasar las de caín. Ya vendrás tu llorando y pidiendo consejo, ya...

Cruz Castillo dijo...

bla, bla, bla...
eden, lo nuestro acabó hace mucho tiempo, pero parece que no lo has superado.