martes, 21 de octubre de 2008

Por fin...los lunes a la sombra


Los vendedores del Mercado del Lunes estrenan nueva ubicación


Esta fecha, 20 de octubre de 2008, quedará grabada en la memoria de comerciantes y clientes del Mercado del Lunes de Castellón, después de más de 20 años, ha estrenado nueva ubicación. Tras más de un año de espera los vendedores han podido montar sus paradas bajo el techo metálico del nuevo Recinto de Ferias y Mercados de Castellón situado en la Avenida del Mar.

Muchos no tenían claro dónde debían ubicar sus puestos y han madrugado más que otros días para llegar a tiempo y familiarizarse con las nuevas instalaciones. Han medido una y otra vez los metros correspondientes, aunque ya lo habían hecho días antes vía satélite según ha confirmado el presidente de la Asociación de Vendedores Ambulantes de Castellón (ASDEVACAS), Carlos Pitarch para comprobar si los datos que les habían proporcionado eran correctos. El nuevo recinto ha costado 17 millones de euros, y cuenta con una superficie en 49.350 metros cuadrados, de los cuales 17.700 están techados y 31.650 son descubiertos, lo que supone un total de 700 metros cuadrados más que en el antiguo recinto.

Los primeros en llegar al nuevo emplazamiento han sido los propietarios de paradas de productos frescos. Las frutas y las verduras han puesto la primera nota de color en un recinto que necesita más luz, hecho que el ayuntamiento subsanará redirigiendo los focos del recinto según ha explicado esta mañana el concejal de mercados, Miquel Soler; para que de esta manera luzcan más las mercancías que ofrecerán las 483 paradas que inicialmente seguirán constituyendo el mercado, pero que podrían aumentar en breve; de hecho la empresa concesionaria ya ha recibido más de 200 peticiones para formar parte de la nueva instalación. De momento el mercado continuará contando con los 96 puestos de fruta y verdura, 5 paradas de plantas, 3 furgonetas-bar, y 379 puestos de artículos varios actuales.

Después del montaje de todas y cada una de las paradas, se confirman los temores de los vendedores, las calles resultantes entre paradas se ha reducido 2 metros respecto a la antigua zona de mercados, el espacio se ha reducido a 3 metros, una traba que ralentizará el montaje y desmontaje de las paradas porque las furgonetas caben muy justas y no tienen donde dar la vuelta. Errores que los vendedores esperan se subsanen con el tiempo.

El número de clientes y curiosos que se han acercado hasta el Recinto de Ferias y Mercados a lo largo de toda la mañana ha sido muy positivo, nadie ha querido perderse el gran estreno. La corporación municipal ha desplegado un dispositivo adicional de policía local y AMUS para velar por la seguridad ciudadana y regular el tráfico, pues cabe recordar que cada día existe una afluencia masiva de tráfico rodado en las avenidas adyacentes a la nueva ubicación.

Una historia que traía cola
Han sido más de 365 días de duras negociaciones, incluso hubieron huelgas colectivas que dejaron desierto el aparcamiento en el que hasta el momento cada lunes por la mañana se instalaban paradas de todo tipo para reivindicar sus derechos y pedir mejoras en las nuevas condiciones. El encarecimiento de la tasa, que ha pasado de 1 euro a 1.92 euros, ha sido una de las causas principales de las discusiones entre la empresa adjudicataria Refeyme y los vendedores ambulantes. Ha habido momentos de desesperación y desamparo entre los comerciantes, pero finalmente, el traslado se ha hecho efectivo aunque no con el consentimiento ni el agrado de todos.
El mercado de Castellón cuenta con más de 757 años de historia, fue el Rey Jaume I quien autorizó que los comerciantes vendieran sus productos a pie de calle, y ese es el verdadero espíritu del mercado del lunes la cercanía al pueblo y la venta de todo tipo de productos en la calle.


*imagen publicada en ADN.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

JUA!!!!! Que bueno. Ya era hora. Retumbarán las voces? Será el murmullo mas sonoro dentro del recinto?

María dijo...

Por lo menos ahora si llueve no se mojará nadie ni se echarán a perder las mercancías, no? aunque un recinto tan alejado del centro no me acaba de convencer, no se, no se.