miércoles, 1 de octubre de 2008

Simon Finn y mis preguntas

El otro día dije: “esta vez me documento”. Pero entré en el myspace de Simon Finn y dije: “paso”. Voy al concierto del Casino sin prejuicios y a ver qué pasa.

Yo no entiendo de etiquetas y eso del folk psicodélico me suena raro, pero juntar palabras mola. Más que psicodélico yo diría atormentado, pero bueno, la esencia debe ser la misma. Un tipo solo con una guitarra, un vozarrón que llenaba el salón de la chimenea casi sin proponérselo y canciones que deben contar historias bastante tristes, si es que sabes bastante inglés para entenderlo, que no es mi caso.

Lo que más me flipa de los dos conciertos que he visto en el casino es lo bien que queda todo: la música, la iluminación, el personal bien tranquilo y repantingado en sillones cómodos… y encima el concierto fue bastante puntual y cortito, de esos que tampoco llegan a cansarte. Que no escucharía un disco suyo entero, pero que verle 45 minutos en directo estuvo bien.

Durante el concierto me preguntaba dos cosas. Una. ¿Por qué estaba Simon Finn en la puerta del Casino con cara de aburrimiento antes de empezar? Dos. ¿De dónde sacan los del Sons a tipos tan raros pero que mola ir a ver.

POR EL CRONISTA PASMAROTE Y ESCUETO

1 comentarios:

María dijo...

Totalmente de acuerdo, a mi me gustó pero reconozco que 10 minutos más y me habría cansado.