miércoles, 5 de noviembre de 2008

Retales de un telón. Antonio Escámez

Tenemos un gran número de magníficos actores en nuestra tierra de los que seguramente ni hemos oído hablar, pero os aseguro que están ahí y que luchan día a día para ser un pespunte de los telones de los grandes y pequeños teatros que cada temporada se levantan en nuestra comunidad y en el resto del país. Es por ello que he querido rendirles un pequeño homenaje a todos los que un día soñaron pasear su vida por un escenario y que con mucho esfuerzo están consiguiendo cumplir su sueño. Sé que en mi sección sólo podré daros un pequeño retal de vida de todos ellos, el cual espero nos sirva para que juntos podamos hacer con todos estos pedacitos un gran telón que se levantará cada vez que alguno de vosotros, lectores y amantes del séptimo arte, lea los artículos de éste nuestro particular Planeta Gris.
Ahí va el primer retal…

Antonio Escámez nació un cuatro de marzo en Vila-real, aunque la ciudad donde reside es Onda, su refugio particular desde donde realizamos esta entrevista tan particular. Antonio me recibe en su cama, ha estado quince días hospitalizado, aún así saca fuerzas, como siempre, para charlar un rato conmigo.

P:-¿De dónde nace tu amor por el arte de interpretar?
R:-Uff, esa pregunta tendría una respuesta muy larga, pero resumiendo te diré que nace conmigo desde que salí del vientre de mi madre con el cordón umbilical rodeando mi cuello. De bien pequeño me sentí siempre diferente, tenía un mundo interior que sólo mi madre, gran poetisa, entendía. A mis nueve años empecé a escribir un diario en el que me hice una pregunta a mí mismo para responder cuando fuera mayor, Toni, ¿Serás actor?,hoy, desde mi madurez, he respondido con un rotundo “Sí”. Yo lo tenía claro desde bien pequeño.

P:-Tu primer contacto con el teatro…
R:-A mis nueve años formé mi primera ‘compañía amateur’ en Onda. Propuse textos de Chéjov, Ibsen, Pirandello…otra vez nadie entendía nada…así que decidí esperar unos años para volver a nombrar a estos grandes autores y así evitar que me tacharan de ‘rarito’.

P:-¿Dónde comienza tu formación como actor?
R:-
El primer curso que recibo es en el Aula Carles Pons, en la UJI, allí conozco a Xesca Salazar, termina el curso y cumplo mi mayoría de edad; cojo mi maleta y me voy a Valencia a estudiar la carrera de arte dramático en la Escuela del Actor.

P:-Antonio, dime la verdad, ¿has tenido que mentir alguna vez para conseguir un papel?
R:-Mmm, jeje. Cuando eres un desconocido tienes que utilizar todos tus recursos…y si en ellos está el arte de mentir, piadosamente, tienes que emplearlo. Cuando estudiaba en Valencia habían cástings en Madrid y yo no podía optar a ellos porque no residía allí, si vivías fuera te descartaban, así que tuve que inventarme que vivía en Madrid, escogí una calle y un número de esa ciudad y la incluí en mi currículum, así pude participar en cástings y comenzar mi carrera profesional en Madrid.

P:-Ya que hablamos de los comienzos de tu carrera, cuéntame cuál fue tu primer trabajo.
R:-
En Madrid comencé haciendo publicidad, como casi todos los actores. Primero sales de figuración y más tarde como protagonista. Recuerdo que hice anuncios de Cabitel, Febreeze y muchos más que después de tanto tiempo no recuerdo. Por aquel tiempo estaba de moda Al salir de clase, quedé finalista en el cásting, pero finalmente no pude entrar. A las pocas semanas Álex de la Iglesia me dio un pequeño papel en Muertos de risa, esto compensó el no haber podido trabajar en aquella serie.

P:-Y en el teatro, ¿cuál es tu primera obra importante?
R:-
Mi primera obra importante fue Misericordia, de Benito Pérez Galdós. Se estrenó en el teatro Olimpia bajo la dirección de Manuel Canseco, director en aquel entonces del Teatro Real, junto a Amparo Pamplona y Mª Fernanda de Ocón. Guardo un grato recuerdo de estas dos grandes actrices, me enseñaron tanto…

P:-Y si hablamos del Teatre Lliure y de la obra PPP…
R:-
Pues te diré que me emociono. Recuerdo que tenía que estar en escena durante una hora y media totalmente desnudo, era muy duro, pero valió la pena. Con esta obra de teatro ganamos el premio a la mejor obra del año en Cataluña. Tengo muy gratos recuerdos de aquella temporada, fue muy dura, pero volvería a hacerlo.

P:-Dura, ¿en qué sentido?
R:-
Fue dura porque mientras hacía las primeras funciones de PPP, me contrató Canal Nou para hacer una serie que se llamaba En el aire. Recuerdo que rodaba en el plató de Valencia y la mayoría de veces sin comer y sin dormir tenía que coger un avión para poder llegar a tiempo a la función de Barcelona, era agotador pero como te he dicho antes, volvería a hacerlo.

P:-Ya que hablamos de Canal Nou, ¿En qué otros proyectos televisivos has participado?
R:-
En Canal Nou he hecho, En el aire y Matrimonis i patrimonis.

P:-Pero no sólo has trabajado para Canal Nou, también has trabajado para otras cadenas de televisión...
R:-
He trabajado para TVE en la primera temporada de Amar en tiempos revueltos, en Aquí no hay quien viva, en la película Torre de Babel y en decenas de cortos con grandes directores como Alejandro Almodóvar o Rafa Montesinos.

P:-¿Cuáles han sido tus trabajos más recientes?
R:-
Este verano estuve trabajando con la Fundación Shakespeare bajo la dirección de Manuel Ángel Conejero con una obra que se estrenó en Sagunt a Escena, eran textos de Nilo Cruz, Laínez, que está escribiendo una nueva obra para mí, Lorca y del propio Manuel Ángel Conejero. También participé en la obra de Pepe Sancho y Pepe Villuela, Milles Gloriosus, en el teatro romano de Sagunto.

P:-Próximamente te podremos ver en…
R:-
El próximo miércoles debería rodar un capítulo en El comisario, pero ya ves, aquí estoy reponiéndome de una larga estancia en el hospital, así que tendrá que ser para más adelante. Hay proyectos con una importante cadena de televisión, pero si me lo permites lo voy a dejar en el aire porque está por hacerse y no quiero hablar de ello todavía. Lo que si puedo decirte es que me están saliendo cosas interesantes, muchas, pero hasta que no estén hechas prefiero no hablar de ellas.

P:-En el Diario de Ana Frank, quedaste finalista, ¿qué pasó?
R:-
Quedé finalista tanto en el Diario de Ana Frank y en el musical Hoy no me puedo levantar pero finalmente no pude entrar, aunque es una satisfacción enorme el que te hayan seleccionado entre miles de personas y que llegues hasta el final.

P:- Así que además de actuar también cantas…
R:-
Soy actor, cantante, pintor y escritor. Lo que se dice un todo terreno.

P:- Se que tu estancia en el hospital te ha removido cosas por dentro, cuéntanos.
R:-
He tenido mucho tiempo para pensar y me he dado cuenta de que hay mucha gente que está sola, que no tiene nadie que le haga compañía mientras pasa una enfermedad, por eso he tomado decisiones y acciones. Tengo un proyecto personal en mente, me encantaría organizar un concierto benéfico en el que participaran cantantes y músicos de nuestra comunidad, este dinero iría destinado a alguna asociación que se dedique a cuidar enfermos que están solos, así que aprovecho desde aquí para invitar a cualquier persona que pueda echar una mano en este proyecto tan solidario.

P: -Me gustaría terminar esta entrevista con algo que quieras contarnos que no hayamos dicho ya, que te queda por decir…
R:-
Me quedan muchas cosas por decir…, que agradezco sinceramente el apoyo de toda la buena gente que me rodea, esas personas que han estado, están y estarán siempre conmigo, en lo bueno y en lo malo, que gracias a mi familia y a mi perseverancia estoy donde estoy, sobre todo por mi madre, mujer que adoro y a la que pido que siga escribiendo esas poesías tan maravillosas que se guarda para ella y a vosotros deciros que queda Antonio para rato como les digo a mis amigos.




Por Raquel Ortells

1 comentarios:

PiNcHo dijo...

Enhorabuena, muy entrañable la entrevista,
Gracias por presentarnos a Antonio,
esperamos se recupere pronto...