jueves, 5 de febrero de 2009

Accidentes urbanos: El (sub)món de la festa

Este texto no es más que una sucesión de apriorismos que puede perder sentido a medida que avanza el día. Y el que avisa no es traidor.

Hoy es un día grande para Castellón y esto parece el encabezado de un discurso de nuestro señor alcalde. La ciudad se pone de largo, se despereza, saca del ropero sus mejores galas y se prepara para lo más importante que ha pasado en este lugar tan gris en plena época de crisis. Señoras y señores, hoy se presenta en sociedad el Palau de la Festa. Y da igual las cosas más o menos importantes que puedan suceder en una ciudad como esta, en una provincia como esta, que aquí tenemos nuestros propios códigos para olvidarnos de las cosas malas: la festeta.

La puesta en escena ya promete, pero es que en esta ciudad somos casi-expertos en montar saraos para presentar cosas, como si el acto en sí fuera más importante que la obra. A las 20.00 horas y en La Pérgola, como en las grandes ocasiones. La corporación, el món de la festa (¿alguien puede poner cara realmente a un colectivo con semejante denominación?), los colectivos vecinales (¿Alguien inaugura algo sin contar con ellos?) y los gorrones habituales tienen cita obligada.

Y en realidad, si se saca una proporción de cuánta gente forma parte del món de la festa, el acto debería pasar mucho más desapercibido que la visita que esta misma semana ha hecho el conseller de Infraestructuras para hablar del trolebús, que tendrá más usuarios. Pero this is Castellontown y aquí las reglas de juego son diferentes.


También es simbólico que el acto se desarrolle en La Pérgola, el edificio más demonizado de Castellón, no sin cierta razón. Pero, seamos francos, La Pérgola es tan cutre que da carácter y derribarla sería un terrible error. Lo que no sabemos es si habrá un inicio simbólico del derribo para dar más empaque a la puesta en escena.

Los indios y los vaqueros iríamos a cubrir el acto y a hacer algo de investigación, pero hoy es jueves y preferimos tomarnos un par de quintos en las tascas. Una lástima, señores.

2 comentarios:

Contra Marea dijo...

Unos reporteros tan comprometidos deberían ir con sus arcos y flechas, no seáis perros!!!!!!!!

Indios y Vaqueros dijo...

Tenemos enviados especiales... hay que estar en todo! ;-)